TRASTORNO DEL RITMO CIRCADIANO SUEÑO-VIGILIA
POR DESFASE HORARIO (CAMBIO DE ZONA HORARIA)

 

Con el incremento de los viajes de larga distancia ha emergido un nuevo trastorno del sueño: El Jet lag o Trastorno de Desfase Horario. El Jet lag aparece al viajar en avión atravesando varias zonas horarias muy rápidamente lo que suele ocasionar una desincronización entre el ritmo circadiano sueño-vigilia del viajero y el ciclo luz-oscuridad del lugar de destino.

¿Cuáles son los síntomas del Jet Lag? 

Los síntomas más frecuentes del Jet lag suelen ser la aparición de dificultades para iniciar o mantener el sueño con diversas alteraciones del sueño nocturno y una excesiva somnolencia diurna con disminución del estado de alerta y del rendimiento durante el día. Existe una cierta susceptibilidad personal; hay sujetos en los que este cuadro es muy manifiesto y, sin embargo, otros viajeros toleran estos viajes transmeridianos sin que apenas aparezca un cuadro de Jet lag. Al margen de estas variaciones individuales, la habilidad o capacidad para adaptarse a los ritmos sueño-vigilia siempre va disminuyendo con la edad, de tal modo que cuanto mayor sea la edad mayor será la dificultad para adaptar el reloj biológico interno a los nuevos horarios. En general, sin medidas para acelerar el ajuste, se requiere una media de un día para ajustar cada hora de cambio de zona horaria.

¿Cuándo aparece el Jet Lag con una mayor frecuencia o intensidad?

 

Los viajes longitudinales (Norte-Sur/Sur-Norte) apenas presentan problemas de adaptación a zona horaria. El Jet lag aparece sobre todo en los viajes transversales o transmeridianos y la magnitud del problema va aumentando en tanto el viajero va cruzando más zonas horarias. Los viajes Este a Oeste (como por ejemplo: de Madrid a New York) son habitualmente más fáciles de ajustar que los viajes Oeste a Este (por ejemplo: de New York a Madrid o de Madrid a Bangkok).

 

Ejemplo: Jet lag tras un vuelo Madrid-Bangkok = viaje de oeste a este cruzando 6 zonas horarias (+ 6 h.).

El periodo de sueño nocturno que tenemos habitualmente en Madrid (y que marca nuestro reloj biológico) es de 23:00 h a 07:00 h. (cuadros marcados en azul más oscuro). Cuando llegamos al destino continuamos con nuestro horario habitual de 23:00 h a 07:00 h, pero deberemos adoptar la hora local (+ 6h). Se produce un desajuste temporal entre el reloj externo (marcado fundamentalmente por el ciclo luz/oscuridad) y nuestro reloj interno o reloj biológico (marcado en color rojo). Este desajuste o desincronización es lo da origen a lo que conocemos como Jet lag.

 

Los primeros síntomas del Jet lag serán insomnio, somnolencia y fatiga. Cuando nos acostamos en destino a la hora habitual (23:00 h.) nuestro reloj biológico sólo marca las 17:00 h. razón por la cual nos cuesta muchísimo conciliar el sueño (¡cómo vamos a dormir si sólo son las 5 de la tarde!). Cuando al día siguiente nos levantamos a la hora habitual (07:00 h.) nuestro reloj biológico marca las 01:00 h. de la madrugada, por lo cual vamos a sufrir una excesiva somnolencia durante el día (¡cómo no vamos a estar dormidos si además de dormir mal nos hemos levantado en mitad de "nuestra" noche).

Los viajeros que hacen frecuentemente viajes de larga distancia pueden acabar desarrollando una alteración de tipo crónico debido a que antes de que hayan terminado de adaptarse totalmente (todavía con el jet lag) realizan otro viaje, con un nuevo cambio en su ciclo sueño-vigilia. El problema es todavía mayor en el personal de líneas aéreas ya que además deben realizar ajustes debidos a su agenda laboral, lo que ocasiona que, en muchas ocasiones, se solape el problema del Jet lag con una alteración del sueño propia de los trabajadores a turnos.
 

¿Cómo podemos prevenir o tratar el Jet Lag?

Las estrategias del tratamiento del Jet lag son variables. Las utilizadas con una mayor frecuencia son: optimizar la higiene de sueño así como una adecuada manipulación de la agenda de sueño-vigilia (intentando adaptar lo más rápidamente posible el tiempo del mayor periodo de sueño a la nueva agenda del lugar de destino). También puede ser beneficioso el uso de melatonina, la fototerapia en determinados momentos y/o evitar la exposición a la luz brillante (mediante unas gafas de sol oscuras por ejemplo) durante unas horas concretas del día. Como tratamiento del Jet Lag, y siempre con la debida cautela y de forma puntual, también se puede utilizar algún hipnótico (preferiblemente de vida media corta, para que su efecto no se prolonge también durante el día).

Para viajes de este a oeste (Madrid - New York), más fáciles de ajustar, pueden ser suficientes la rápida adopción de los nuevos horarios de destino, la exposición a luz brillante a última hora de la tarde (evitándola por la mañana) junto con la administración de 2-5 mgr de melatonina antes de acostarse a la llegada (que podemos repetir hasta 4 noches) para promover un más rápido ajuste de fase.
Los viajes de oeste a este (New York - Madrid ó Barcelona - Bangkok) son más difíciles de ajustar y es en éste tipo de vuelos donde el Jet lag se va a padecer de una forma más acusada. Adjuntamos algunas recomendaciones para prevenir y tratar el Jet lag en estos casos mediante la ayuda de un ejemplo práctico: vuelo Barcelona-Bangkok = viaje de oeste a este cruzando 6 zonas horarias (+ 6 h.).

Esto es sólo un ejemplo, lo correcto sería realizar una agenda personalizada que ajustada tanto en función del tipo de vuelo, del horario de dicho vuelo (si es diurno, nocturno o mixto), del sentido del desplazamiento (hacia el este o hacia el oeste) y de la diferencia horaria entre el origen y el destino; así como en función de las características del viajero (susceptibilidad personal y hábitos previos, sobre todo en relación al periodo de sueño nocturno).

"Para pacientes con riesgo de padecer Jet Lag (que vayan a realizar vuelos intercontinentales que atraviesen + 2 husos horarios) recomendamos solicitar una consulta en la Unidad de Sueño donde podrá indicarnos además de sus datos personales y hábitos de sueño, su ciudad de origen, destino y horarios de los vuelos (ida / vuelta) lo que nos permitirá elaborar una agenda más personalizada con las instrucciones y tratamiento aconsejado (antes, durante y después del viaje) para poder así evitar o minimizar los síntomas del Jet Lag".